Argentina: «Vejeces, participación social y desigualdad»

La Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata organizó esta charla en la que investigadores, docentes y personas mayores reflexionaron sobre la relevancia de la participación en el espacio público.

En el marco del Seminario “Mayores, Medios y Poder”, el jueves 10 de octubre se llevó a la cabo “Vejeces, participación social y desigualdad», un encuentro organizado por la Dirección de Comunicación y Personas Mayores y la Secretaría de Extensión de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social.

Personas mayores, estudiantes y docentes se dieron cita para abordar uno de los temas más relevantes de la gerontología: la participación. El equipo de investigación UBACyT 2018 (Universidad de Buenos Aires, Ciencia y Tecnología) reflexionó sobre las formas de resistencia que los grupos de personas mayores fueron asumiendo desde el año 2015 y, al mismo tiemo, realizó un recorrido histórico de los diferentes contextos políticos y sociales en Argentina que acompañaron la reconfiguración del colectivo.

En este sentido, los y las participantes señalaron que uno de los puntos más destacables es el aumento de personas mayores que deciden estudiar en la universidad pública y que continúa acrecentándose. Adriana Frávega, a cargo de la Dirección de Comunicación y Personas Mayores, explicó: “es muy importante que las personas mayores ocupen estos espacios, que participen y que se empoderen cada vez más. Sin duda, estos vínculos favorecen a la reconstrucción de una imagen más positiva de la vejez. Nada se termina, todo puede comenzar en cualquier etapa del curso de vida”.

En relación a la concepción hegemónica de vejez, el equipo integrado por profesionales de la Facultad de Trabajo Social de la UBA -Romina Manes, Jimena Ramírez, Virginia Sáenz, Marianella Carchak Canes y Leonardo Malechenko- hicieron especial referencia a experiencias políticas protagonizadas por personas mayores y reflexionaron sobre aquellas simplificaciones y homogeneizaciones que transportan estereotipos y mitos que identifican a la vejez como pasiva y la limita al mundo doméstico, alejándola del espacio público. Por lo tanto, son las propias personas mayores, en tanto sujetos de derecho, quienes tienen que apropiarse de los diferentes espacios que les proponen alguna forma de participación.