«BEIJING+ 25: LUCES Y SOMBRAS»

La sociedad civil de América Latina y el Caribe elaboró un documento que analiza los desafíos de los países. Las áreas destacadas permiten pensar los objetivos de las políticas públicas vinculadas a los derechos humanos de todos los grupos sociales desde un enfoque de género.

Con motivo del 25º aniversario de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, realizada en Beijing en septiembre de 1995, representantes de ONGs, redes nacionales, subregionales y regionales de organizaciones de mujeres y feministas escribieron “Beijing+25: luces y sombras”.

La publicación resalta seis áreas que merecen análisis y seguimiento para fortalecer el desarrollo de los países de América Latina y el Caribe pero que también permiten pensar la situación de muchos países de Iberoamérica y el mundo: Desarrollo inclusivo, prosperidad compartida y trabajo decente; Erradicación de la pobreza, protección y servicios sociales; Libertad frente a la violencia, el estigma y los estereotipos; Participación, responsabilidad e instituciones sensibles al género; Sociedades pacíficas e inclusivas; Conservación, protección y rehabilitación ambiental.

Dichas áreas, desde ya, también funcionan como marcos para pensar las políticas públicas vinculadas a las personas adultas mayores. En ese sentido, el documento es un disparador para continuar analizando las particularidades de los países desde contextos regionales más generales.

Asimismo, las organizaciones desarrollaron una serie de recomendaciones muy claras y completas. Entre ellas, destacamos la relevancia de «diseñar e implementar planes de formación y capacitación continua en materia de igualdad de género, derechos de las mujeres, interseccionalidad e interculturalidad en todas las instituciones públicas, incluyendo el sistema de justicia y las fuerzas de seguridad».

Les compartimos el documento completo: BEIJING+ 25: LUCES Y SOMBRAS