CEPAL: «Enfrentar los efectos cada vez mayores del COVID-19 para una reactivación con igualdad: nuevas proyecciones»

Este quinto informe de CEPALresulta indispensable para analizar el escenario económico mundial y regional provocado por la pandemia y pensar en nuevas acciones y políticas de la protección social, en un contexto de envejecimiento con mayor pobreza y desigualdad.

Portada del Informe N° 5. Fuente:CEPAL

La actividad económica está cayendo en todos los países tras la crisis generada por el coronavirus (COVID-19). Las consecuencias de esta situación repercuten en los pilares de la seguridad social y en los grupos sociales destinatarios, entre ellos, el conformado por las personas adultas mayores.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), señala la publicación, “proyecta que el número de personas en situación de pobreza se incrementará en 45,4 millones en 2020, con lo que el total de personas en esa condición pasaría de 185,5 millones en 2019 a 230,9 millones en 2020, cifra que representa el 37,3% de la población latinoamericana”.

De esta manera, se marca la relevancia de advertir sobre las condiciones económicas tras la pandemia, en un contexto de envejecimiento mundial que, entre varias, asume dos características notables: la feminización y la urbanización de la vejez. 

En este sentido, el Informe N°5 refiere a que “la crisis derivada de la pandemia tiene un impacto desproporcionado sobre las mujeres: sobrecarga de trabajo no remunerado, aumento de la pobreza y precariedad laboral, acceso limitado a los servicios públicos y financiamiento insuficiente para las políticas de igualdad de género. Además, las mujeres están en la primera línea de respuesta a la crisis sanitaria y se encuentran expuestas a mayores riesgos de infección, ya que representan el 72,6% de las personas ocupadas en el sector de la salud en la región”. Indudablemente, estos datos son de suma importancia para la planificación de políticas gerontológicas desde un enfoque de derechos e interseccional.

Asimismo, la publicación indica que la pandemia sigue generando una fuerte contracción en varios países tanto en la producción industrial como en actividades esenciales de la economía. Frente a ello, CEPAL reconoce que se realizaron esfuerzos fiscales para fortalecer los sistemas sanitarios y apoyar a quienes tienen menores ingresos. “Al 3 de julio de 2020, 30 países de América Latina y el Caribe habían adoptado 190 medidas de protección social para que los hogares más pobres, vulnerables y precarizados pudieran hacer frente a la pandemia”, especifica la publicación.

Compartimos el informe completo, que brinda un análisis económico actual para pensar futuras políticas inclusivas tras atravesar esta particular experiencia mundial. Para acceder al mismo, haga clic aquí.

Fuente: CEPAL