25 de noviembre: Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Una fecha para consolidar la igualdad de género, luchar contra todo tipo de injusticias cometidos contra las mujeres, eliminar el viejismo y reivindicar el rol de todas en todo el mundo y, en especial, el de las mujeres adultas mayores, usualmente estigmatizadas.

Una fecha para consolidar la igualdad de género, luchar contra todo tipo de injusticias cometidos contra las mujeres, eliminar el viejismo y reivindicar el rol de todas en todo el mundo y, en especial, el de las mujeres adultas mayores, usualmente estigmatizadas.

ONU Mujeres

En el año 2000 la Asamblea General de la ONU designó el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer con el objetivo de generar conciencia sobre la relevancia de erradicar todas las formas de violencia cometidas contra las mujeres del mundo. 

19 años antes, en 1981, se celebró el Primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe en Bogotá. Allí también se había decidido asignar esa fecha, en homenaje a tres militantes y hermanas dominicanas -Patria, Minerva y María Teresa Mirabal-, asesinadas por el régimen de Trujillo.

Para avanzar con la concientización, los Estados fueron abordando múltiples políticas públicas a favor de los derechos de las mujeres. Asimismo, las universidades e investigadores se suman a la lucha, profundizando sus reflexiones e indagando las particularidades de sus regiones y países. En este contexto, es de suma importancia el trabajo conjunto entre los gobiernos, la academia y las asociaciones civiles que trabajan la temática de género.

Entre los tipos de violencia que se identifican para poder avanzar con su eliminación, se señalan:

-Violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal, feminicidio o femicidio.

-Violencia simbólica: discriminación por edad, etnia, discapacidad, origen social, entre otros.

-Violencia sexual y acoso: violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético.

-Trata de seres humanos: esclavitud, explotación sexual.

-Mutilación genital.

-Matrimonio infantil.

Es fundamental señalar que hay algunas mujeres y niñas que son especialmente vulnerables. Entre ellas, se ubican las mujeres adultas mayores e integrantes del colectivo de diversidad sexual y disidencias.  Es relevante explicitar aquí que, en este contexto de envejecimiento acelerado y de feminización del envejecimiento, debemos abordar el lenguaje y la comunicación desde un enfoque de derechos humanos y una perspectiva de géneros para eliminar la violencia simbólica tan recurrente:

Las mujeres adultas mayores deben ser consideradas y construidas comunicacionalmente como sujetos de pleno derecho y no como objetos de cuidado o intervención. Se deben evitar las expresiones e imágenes que colaboran con la estigmatización de las mujeres mayores, ridiculizándolas y limitándolas al único rol «de abuelas cansadas, inactivas y solitarias». Es aconsejable ampliar representaciones que incorporen el enfoque de género y asuma la diversidad sexual de las mujeres mayores en todo el mundo.

La comunicación, las palabras, son instrumentos contundentes para provocar un cambio cultural que nos permita construir sociedades libres de violencias, esto es, un mundo equitativo e inclusivo. 25 de noviembre de 2019, decimos NO A LA VIOLENCIA DE GÉNERO.

Imagen: ONU Mujeres