El Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida (UIL) promueve un enfoque holístico e integrado, intersectorial y transectorial para el aprendizaje a lo largo de la vida como el paradigma de orientación para la educación del siglo XXI | Fuente: UIL

En diálogo con este Boletín, el Instituto de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida (UIL) elaboró un documento exclusivo para esta edición el cual recorre definiciones, experiencias y desafíos sobre el eje temático de esta publicación. El valioso aporte fue realizado por Mo Wang, especialista en la materia e integrante del equipo del Programa “Políticas y Estrategias de Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida”, coordinado por el Dr. Raúl Valdés Cotera, quien además es Director del Programa de la “Red Mundial de Ciudades del Aprendizaje” que promueve este organismo.

Pregunta. Generalmente, los términos “aprendizaje a lo largo de la vida” y “educación a lo largo de la vida” se utilizan como sinónimos. ¿Qué diferencias podemos establecer entre ambos conceptos?

Respuesta. Es cierto que estos dos términos a menudo se consideran sinónimos, representados, por ejemplo, en documentos de política nacional. De hecho, existen algunas diferencias entre ellos. El aprendizaje a lo largo de la vida (ALV) se refiere a un proceso dirigido por la persona y centrado en ella. Se trata de todas las actividades de aprendizaje que tienen lugar en todos los entornos, ya sea dentro de una institución educativa o en la vida diaria, y pueden desarrollarse en cualquiera de las modalidades: formal, no formal e informal. Tanto el aprendizaje formal como el no formal son siempre intencionales, institucionalizados y más regulados, mientras que el informal, en la mayoría de los casos, ocurre de manera incidental/aleatoria, no estructurada y, por lo general, no conduce a ninguna certificación.

Por su parte, la educación a lo largo de la vida es un hecho institucional, es decir, refiere a todo tipo de actividad educativa sistemática, incluida la educación escolar regular y todas las experiencias de aprendizaje organizadas en instituciones educativas no formales (por ejemplo en Centros comunitarios) o en el lugar de trabajo (capacitación laboral).

En este sentido, el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 (ODS 4) de la Agenda 2030 plantea como fin «garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa y promover oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida para todos». Los esfuerzos para alcanzar este objetivo no sólo se centran en promover todo tipo de oferta educativa en las escuelas, sino también en fomentar oportunidades de aprendizaje en entornos no formales e informales, para crear una cultura de aprendizaje en la que cada ciudadano/a pueda participar en diferentes iniciativas y acceder a las oportunidades que desea y/o necesita.

Pregunta. Precisamente, ¿en qué punto se encuentran los países con respecto a la implementación y cumplimiento del ODS 4?

Respuesta. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible fue adoptada por jefes de Estado, líderes de gobierno y representantes de alto nivel de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de la sociedad civil, en septiembre de 2015, como un plan de acción para «las personas, el planeta y la prosperidad». Los ODS han revitalizado el concepto de ALV, en particular con un objetivo independiente y esto, sin duda,  representa un importante paso en el reconocimiento de la educación y el ALV como importantes impulsores del desarrollo sostenible. Un número creciente de Estados Miembros de la UNESCO considera esencial que el ALV incluya a todas las personas. Sin embargo, para muchos países, el concepto sigue sin estar claro porque los marcos de políticas integrales para promoverlo son inconsistentes y la implementación de programas es aún deficiente. En consecuencia, ha habido una creciente demanda de orientación por parte de los Estados Miembros. Como respuesta, el Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida (UIL, por sus siglas en inglés, UNESCO Institute for Lifelong Learning) ha organizado una serie de talleres sobre el desarrollo de capacidades para el establecimiento de sistemas de aprendizaje a lo largo de la vida en cooperación con la Universidad Abierta de Shanghái. Cada taller tiene una duración de dos semanas y cuenta con la participación de cuatro equipos nacionales, formados por responsables de la formulación de políticas nacionales e investigadores/as destacados/as. Durante las dos semanas, cada equipo trabaja en la elaboración de un proyecto de propuesta de política o estrategia nacional para apoyar el proceso de establecimiento de sistemas educativos orientados al aprendizaje a lo largo de la vida. Asimismo, el UIL brinda apoyo continuo a los países que han participado de esta experiencia y se está preparando para organizar un tercer taller en noviembre de 2021, dirigido a equipos de países de cuatro Estados Miembros, incluidos dos de África. Además, el UIL en colaboración con DVV International (Deutscher Volkshochschul-Verband, la Asociación Alemana de Educación para Adultos) apoya la implementación del Decreto de Aprendizaje a lo Largo de la Vida aprobado recientemente por la República Democrática Popular Lao (Laos).

Pregunta. Respecto al grupo integrado por personas adultas mayores, específicamente, ¿qué acciones y estrategias se están llevando a cabo desde el Instituto para facilitarles el acceso a los espacios educativos y de aprendizaje?

Respuesta. El UIL es el coordinador de la Red Mundial de Ciudades del Aprendizaje de la UNESCO (GNLC, por sus siglas en inglés, UNESCO Global Network of Learning Cities) orientada a las políticas que proporcionan ‘inspiración, conocimientos y buenas prácticas’ sobre la implementación del ALV a nivel local. En línea con los intereses de las ciudades miembros (229 en todo el mundo), se han establecido siete grupos temáticos; promover el ALV de las personas mayores se inscribe en uno de ellos: el sector estratégico de equidad e inclusión. Muchas ciudades se enfrentan a desafíos generados por el envejecimiento de la población y consideran la promoción de oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida para las personas adultas mayores como una forma eficaz de abordar los desafíos. Trabajar de esta manera permite compartir y recibir información. Por ejemplo, con el apoyo del UIL, Wuhan (China) ha organizado un seminario web con los representantes de siete departamentos de la ciudad. El intercambio de experiencias y la reflexión sobre cómo trabajar de manera holística, en favor del aprendizaje de los/as ciudadanos/as mayores, generó gran interés en otras ciudades.

Pregunta. En este sentido, ¿cuáles son los principales retos del Instituto en materia de aprendizaje para las personas mayores?

Respuesta. Aunque la falta de información sobre las personas mayores y el Aprendizaje y la Educación de Adultos (AEA) dificulta sacar conclusiones de gran alcance, hay pruebas limitadas que sugieren que las personas mayores se han convertido en un grupo objetivo importante para las iniciativas y los programas de AEA. Por ejemplo, se han impulsado propuestas a través de las ‘Universidades de la tercera edad’, y de experiencias de educación popular y comunitaria. Además del trabajo de la Red de Ciudades del Aprendizaje, se ha iniciado un proyecto de investigación internacional denominado «Contribuciones de las instituciones de educación superior al aprendizaje a lo largo de la vida», en colaboración con la Universidad Abierta de Shanghái. El estudio consta de varios componentes, incluida una extensa revisión de la literatura (fase finalizada), una encuesta global (probada en mayo y lanzada en octubre de 2020) y una investigación de estudios de caso (fase inicial). A partir de los datos recabados, se espera llegar a una mejor comprensión de las especificidades de la oferta de aprendizaje para las personas mayores en el contexto de las universidades y contribuir para la generación de oportunidades inclusivas y orientadas a las necesidades de este colectivo. Este es uno de los retos que nos hemos planteado.

Pregunta. ¿Qué programas de alfabetización existen para las personas mayores? ¿Existen bases de datos y diagnósticos al respecto?

Respuesta. El UIL ha estado administrando una base de datos global de alfabetización y aritmética, denominada ‘LitBase’. Es una colección en línea de estudios de casos de programas de alfabetización para jóvenes y adultos/as que representan algunas de las mejores prácticas de todo el mundo. La naturaleza verdaderamente global de la colección, que documenta 228 estudios de casos de 97 países, la convierte en un recurso único para aquellas personas interesadas en desarrollar programas a partir de las mejores experiencias en términos de diseño, implementación, monitoreo y evaluación e impacto. Las buenas prácticas de programas de alfabetización para personas mayores se incluyen en la base de datos. Por ejemplo, un caso publicado recientemente aborda clases de alfabetización básica para personas mayores en Nepal.

PROMOVER EL APRENDIZAJE A LO LARGO DE LA VIDA SIGNIFICA TENDER PUENTES ENTRE EL SECTOR DE LA EDUCACIÓN FORMAL Y LOS DIVERSOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE NO FORMAL E INFORMAL A FIN DE CREAR NUEVAS OPORTUNIDADES PARA NECESIDADES DE APRENDIZAJE MUY DIVERSAS

Si llegaste hasta acá, puedes acceder a la nota completa haciendo click aquí.

* Nota publicada en el Boletín 23, «Las personas mayores y el aprendizaje a lo largo de la vida» del Programa Iberoamericano de Cooperación sobre la Situación de las Personas Adultas Mayores.